Sociedad

ReMa: ¿otra improvisación o un nuevo ataque a la docencia?

Esta semana arrancó el Proyecto ReMa en las Escuelas Secundarias de CABA. Un proyecto del Ministerio de Educación que, bajo las ideas de la promoción escolar y el fortalecimiento educativo, es un avance más en precarización laboral y un atropello a la tarea docente.

Constanza Rossi

Licenciada en biología - docente de la agrupación 9 de Abril

Úrsula Abramovich

Docente educación media

Jueves 16 de junio de 2016 | 18:52

Como ya tienen acostumbrados los gobiernos a los docentes, un nuevo proyecto inconsulto, obligatorio y con personal externo y precarizado llegó a las escuelas, esta vez a las Escuelas Secundarias de CABA. El Proyecto ReMa (Recuperación de materias), dependiente del Ministerio de Educación dirigido por Soledad Acuña, se presenta como una oportunidad para que estudiantes de segundo y tercer año que tienen previa matemática de primer año puedan promocionar la materia. Consiste en clases de apoyo dictadas en el horario de la materia pero fuera del aula y a cargo de tutores externos, quienes a su vez realizarán la evaluación. Estos tutores son contratados y enviados directamente por el Ministerio de Educación, careciendo en muchos casos del título habilitante.

Para el resto de los estudiantes del curso se impone la preparación y participación obligatoria a la olimpíada de matemática que se realizará en tres meses. Para ello, los docentes de matemática de estos cursos deben suspender su programa y planificaciones para dedicar 80 minutos al trabajo con un cuadernillo diseñado por el Ministerio de Educación de uso obligatorio, el cual llegó el mismo día de inicio de la implementación del Proyecto ReMa.

El proyecto que sorprendió esta semana a los docentes de matemática, tiene previsto ser extensivo al resto de las materias.

A la política comunicacional “vía mail” escogida por Soledad Acuña con lineamientos de eficientísimo y modernización, que incluyó una presentación en power-point y cartas dirigidas a las conducciones, docentes y familias, le continuó la improvisada llegada a las escuelas de los tutores y los cuadernillos.

Para los docentes, las primeras horas fueron de desconcierto: “¿cuál es la función de los tutores externos que mandó el ministerio?”, “¿qué hago con la planificación y los proyectos que venía desarrollando?”, “me gustaría poder mirar con tiempo el cuadernillo para discutirlo y ajustarlo con mis colegas del área”. Luego la sorpresa se transformó en bronca: “¿se creen que somos simples técnicos que reproducimos pasivamente el material que nos manda el ministerio?”, “recortan horas y avanzan con la precarización laboral contratando docentes por fuera del estatuto”, “no hay plata para libros, salidas o proyectos, pero sí para estos cuadernillos”.

Los docentes vienen expresando al Ministerio de Educación por escrito la necesidad del trabajo en pareja pedagógica, las horas de apoyo escolar y el incremento de horas extra-clase o programas como PPC para el sostenimiento y fortalecimiento del régimen de previas por parciales, recursos que ayudarían a la promoción escolar y que desde principio de año se han recortado dejando sin trabajo a cientos de docentes. Este año también se ha recortado el Plan Mejora, un paquete de horas en negro y por menor valor, que los docentes han sabido utilizar para proyectos educativos frente a la indiferencia del gobierno.

El Proyecto ReMa es una avanzada más del gobierno en la precarización laboral y el recorte de presupuesto vía la tercerización del trabajo docente. La implementación de tutores externos contratados viola el estatuto docente: ingreso sin actos públicos, sin estabilidad laboral ni derechos de licencia, ni antigüedad y acuerdos salariales por fuera de la paritaria docente. Además, la superposición de tareas y el carácter inconsulto da cuenta de la subestimación por parte de los funcionarios del Ministerio de Dducación del trabajo colectivo que construimos los docentes día a día en las escuelas, a pesar de los escasos espacios fuera del aula que tenemos los docentes.

En el Comercial N°6 “América” de Lugano, el proyecto ReMa causó mayor indignación ya que los docentes vienen organizando un torneo de matemática hace tres años consecutivos. El Ministerio de Educación tiene pleno conocimiento del proyecto y, sin embargo, nunca les consultaron ni informaron sobre las olimpíadas que pretenden organizar con el proyecto ReMA. Guillermo, profesor de matemática de la escuela, nos cuenta: “Nunca quisimos llamarlo Olimpíada porque no está dirigido sólo a aquellos que tienen facilidad para la matemática sino a la totalidad de los chicos, de 1º a 5º año. Los problemas son seleccionados por los docentes que estamos a cargo del proyecto en función a los programas de cada año y al diagnóstico que nosotros realizamos de nuestros estudiantes. Desde el primer año tuvo un altísimo grado de participación y el año pasado se extendió a dos escuelas más de la región V que participaron con mucho entusiasmo y con las cuales realizamos una final intercolegial. Con este nuevo proyecto ReMa nos encontramos con que a los chicos se los hará trabajar con problemas liberados de PISA, que es un programa internacional de evaluación, problemas estandarizados y que no tienen en cuenta la realidad de nuestros estudiantes, a mi entender con el único objetivo de mejorar la nota que nos sacaremos en el próximo informe PISA a nivel internacional. Desde ya, no creo que esta sea la manera y por el momento tampoco sabemos que sucederá con nuestro torneo "América Piensa" ante esta situación ya que nos habían confirmado que lo realizaríamos por 4º año consecutivo junto a nuevas escuelas de la región que están interesadas en participar".

Otra docente de matemática, esta vez del Comercial 12 de Lugano, expresó: “Me parece improvisado, de un día para el otro nos impusieron un cuadernillo que no se ajusta al programa. Si se trabajará a contra turno, no me molestaría, pero quitarle 80 minutos semanales a mis las clases me parece agresivo e invasivo”.

Para mejorar la educación y los procesos de enseñanza-aprendizaje no sirven los proyectos diseñados por “expertos” externos a las escuelas que además presentan el conocimiento de forma fragmentada y focalizada en la promoción y el rendimiento en olimpíadas o evaluaciones externas estandarizadas. Los docentes son quienes están en las mejores condiciones para discutir y construir los proyectos que necesitan los estudiantes que asisten hoy a las escuelas secundarias. Para ello, se requieren horas extraclase para reuniones docentes, cargos para parejas pedagógicas, capacitaciones en servicio y tutorías. Así como jornadas de encuentro de docentes de diferentes escuelas, en las que los docentes sean los protagonistas y no meros receptores de lineamientos ministeriales.

Si profundizamos en las condiciones en las que se encuentran las escuelas, no puede haber mejora en la enseñanza de la matemática, ni de ninguna otra disciplina, sin mayor inversión presupuestaria. Las escuelas están con serios problemas edilicios, falta de calefacción, sobrepoblación en las aulas, vaciamiento de los programas del área socioeducativa como becas, campamentos y alumnas madres. Por último, no puede haber mejora de la enseñanza y aprendizaje, cuando los alumnos viven en la violencia de la pobreza.

Estos proyectos se enmarcan en un plan general de mercantilización de la educación, es decir, que la educación siga las reglas del mercado: producir a los futuros trabajadores con los conocimientos específicos que requiere el mercado laboral, con el menor gasto posible. Muestras de este plan son las evaluaciones PISA y la creación del Instituto de la Evaluación y Calidad Educativa en el año 2013 , que ahora tiene proyección nacional. Así como las ofertas salariales docentes a la baja en todas las provincias que mantiene a los docentes de Santa Cruz y Tierra del Fuego en un enfrentamiento con los gobiernos provinciales desde hace varios meses. Así como los recortes presupuestarios, en el sector universitario, llevaron a docentes y estudiantes a varias jornadas de clases públicas y movilizaciones en varias provincias

Los docentes de las escuelas medias tienen por delante el desafío de la organización en defensa de la educación pública y contra la precarización laboral siguiendo el ejemplo de las luchas de otras provincias y diciendo “No a la implementación del Proyecto ReMa”.







Temas relacionados

Horacio Rodriguez Larreta   /    Docentes   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Educación   /    Sociedad   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO