Sociedad

FRIO EN LAS ESCUELAS

Escuelas freezer en La Plata: “Nos morimos de frío en el aula”

Trabajar con frío en las escuelas platenses mientras el gobierno de Vidal, en plena campaña electoral, hace oídos sordos a los reclamos por el estado de abandono de la educación pública.

Martes 9 de julio | 21:26

Ana es auxiliar de educación y docente de primaria. Pasó por doce escuelas de la ciudad de La Plata hasta poder titularizar su cargo como auxiliar en una escuela secundaria hace un año y medio. Pasa diez horas dentro de una escuela: cuatro como docente, seis como auxiliar.

Realidad maratónica de miles de docentes que van y vienen de un establecimiento a otro para poder llegar a fin de mes con los salarios de miseria que cobran.

A esto se suman las pésimas condiciones edilicias en que se encuentran gran parte de los establecimientos educativos de la región bonaerense, producto de la desinversión y decadencia de la escuela pública que mantiene Vidal, a pedido del FMI.

“La mayoría de las escuelas por las que pasé tuvieron y siguen teniendo problemas de infraestructura y mantenimiento. Te hablo desde el 2009, así que imaginate que esto no es nuevo en educación”, cuenta Ana.

Mientras trabajaba, también estudió para formarse como docente en un instituto terciario que sufrió (y sufre) la falta de implementación de políticas educativas de los gobiernos de turno.

“El instituto se incendió en el 2013, tenía problemas de inundación, cables colgando, un desastre. Toda una cuestión edilicia muy precaria. Lo cerraron y alquilaron otros espacios y el edificio original nunca lo arreglaron"

"Hoy el instituto está dividido en 4 lugares, calculá que hay cinco carreras en ese terciario y siguen debiendo la reconstrucción del edificio. Lo había prometido el gobierno anterior con Scioli como este de Vidal”, recuerda la docente.

Desinversión estatal que se sostiene como política de estado y que quedó al descubierto una vez más con las bajas temperaturas de los últimos días: escuelas que redujeron horas de clases, suspensiones de clases por falta de calefacción.

El frío dejó al desnudo la precaria situación de la educación en la provincia de Buenos Aires, mientras los funcionarios se ocupan y preocupan por la carrera electoral que ya se largó.

“En las escuelas donde estoy trabajando no hay calefacción. En una hay gas pero las estufas no andan. Hay muchos vidrios rotos. Nos morimos de frio con les niñes. Estamos con las camperas puestas todo el día", relata la docente con mucha bronca.

Y agrega que "a la tarde, en la otra escuela, hay tres calderas de las cuales funciona una y también pasamos mucho frio. La semana pasada se suspendieron las clases por el clima. Los pibes del secundario se movieron e hicieron un frazadazo”

“Esto no es de ahora, las escuelas se vienen abajo desde siempre. Promesas y promesas que nadie cumple, ninguna gestión cumple”, afirma Ana al mismo tiempo que plantea que “el cambio tiene que ser de base, de raíz en las políticas educativas. Hay una emergencia edilicia donde las muertes de los compañeros Sandra y Rubén el año pasado, fueron negligencia y abandono del Estado”.

Por eso plantea que “hay que exigir a todos los gremios de educación que dejen de ser tibios, no podemos esperar a octubre. El sistema de educación está colapsado, lo demuestran los pibes con los frazadazos por falta de calefacción. Es necesario organizarnos con toda la comunidad educativa, docentes, alumnos, padres. Porque la lucha se gana en las calles”







Temas relacionados

Escuelas sin gas   /    Educación en crisis   /    María Eugenia Vidal   /    Provincia de Buenos Aires   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO