Sociedad

SEGURIDAD INFORMÁTICA

Diez consejos para mejorar nuestra seguridad en las redes sociales

Continuamos con la serie de notas sobre autodefensa digital, en este caso algunas recomendaciones y aportes para mejorar nuestra seguridad en las redes sociales.

Leonardo Vázquez

@Leo_Vazquez2000

Viernes 4 de enero | 00:00

Es de público conocimiento que las redes sociales así como las empresas de telecomunicaciones, poseen y utilizan grandes bases de datos con una enorme cantidad de información sobre nosotros.

Cuando se habla de espionaje en las redes sociales, suele pensarse en la información interna que las empresas manejan sobre nosotros. Sin embargo hay que tomar nota de un aspecto fundamental para nuestra seguridad en las redes sociales: como las usamos y que información publicamos en ellas.

Te puede interesar: Aiello espió a sus trabajadores y los echó por compartir una publicación en Facebook

Como sabemos, las redes sociales se utilizan masivamente para compartir una enorme cantidad de información personal y familiar. Pero cuando se trata de militantes, además sirven como medio de difusión y para relacionarse por lo que habrá que evaluar en cada caso la conveniencia o no de cada restricción en función de cuanto pueda afectar al uso político que les damos a las redes.

Te puede interesar: Autodefensa digital: ¿por dónde empezar?

Diez recomendaciones

1 - Tener siempre en cuenta que todo lo que publiquemos puede ser utilizado en nuestra contra.

Cada vez más las patronales, los trolls, acosadores machistas, fachos, medios de comunicación y hasta los mismos servicios de inteligencia, parten de utilizar ante todo la información que nosotros mismos y nuestro entorno publicamos en las redes sociales para usarlo en nuestra contra. Esto viene hoy potenciado con técnicas de recolección de datos masiva y automatizada de creciente uso en la actualidad como scraping, big data, machine learning y bases de datos gráficas de relaciones que se alimentan sobre todo con la información pública de las redes sociales junto a información extra que pudieran obtener por otro lado. Si un manifestante es detenido, si surge un conflicto en un lugar de trabajo, estudio o simplemente porque molestamos, nuestros enemigos políticos intentarán buscar de que se pueden agarrar para atacarnos.

2 - Es posible y necesario tomar medidas que aumenten nuestra seguridad.

Es cierto que nuestros enemigos si quieren encontrar algo, siempre algo encontrarán para atacarnos, pero no seamos nosotros los que le facilitemos el material(!). La lucha es para que les cueste más conseguirlas y que consigan material de la menor “calidad” posible. No existe la seguridad absoluta, se trata de ganar mayores niveles.

3 - La seguridad no es individual sino colectiva.

De nada sirve protegernos nosotros solos si nuestros compañeros o compañeras no lo hacen también. No alcanza con tener ’buenas prácticas" en el uso de las redes sociales, es necesario explicar esto a quienes no las tienen. De lo que se trata es de elevar los niveles de seguridad de todo nuestro entorno. Por lo que es necesario dar una lucha política de manera paciente pero firme contra el pacifismo y la ingenuidad en el uso de las redes sociales. Esta lucha debe comenzar por quienes comprendan mejor esta necesidad, para instalar una práctica de auto-control colectivo y permanente en el uso responsable de las redes sociales.

4 - Es posible (y necesario) tomar medidas que, a la vez, no afecten al uso político que le damos a las redes sociales.

No hay una recetas mágicas y habrá que analizar cada caso en concreto. Pero es mentira que no se puede hacer nada al respecto. Tomando una serie de recaudos elementales y con sólo ser cuidadosos, se pueden conseguir elevar los niveles de seguridad nuestros y de nuestro entorno de manera muy importante, sin que las mismas afecten en lo más mínimo el uso político que le damos a las redes sociales.

5 - Revisar todo lo subido anteriormente.

Es una práctica cotidiana y permanente tomar nota de los errores y problemas políticos para que no los volvamos a cometer. Pero la información que ya publicamos antes sigue ahí lista para que la usen contra nosotros. Es importante revisar y tomarse el trabajo de eliminar toda la información previa que hayamos subido antes y que consideremos que pueda ser comprometedora.

6 - Varios perfiles y la menor información personal posible.

Algunos sitios de medios sociales tienen las llamadas "políticas de nombres reales", pero éstas se han vuelto más laxas con el tiempo. Dependiendo el caso es posible y recomendable tener dos o más perfiles de acuerdo al entorno y público al que queramos dirigirnos y mantenerlos lo más separados posible. Si no desea utilizar el nombre real al registrarse en un sitio de medios sociales, intentar usar seudónimos en la medida de los posible y tener en cuenta que los nombres reales y lo que publicamos en las redes son cada vez más son utilizados para seleccionar a los trabajadores que toman en sus empresas. Cuando se registre, no proporcionar más información de la necesaria, evitar direcciones, fechas de nacimiento(aunque no te saludaran para los compleaños), etc. Evaluar de ser posible tener una dirección de correo electrónico para cada perfil y si se pudiera distintos números de teléfono.

7 - Revisar configuración de privacidad es decir quién puede ver qué.

En general se encontrará la configuración predeterminadas de audiencia ("público", "amistades de sus amistades", "sólo sus amistades", etc.), ubicación, fotos, información de contacto, etiquetado y si la gente puede encontrar su perfil en las búsquedas. Es importante tomarse el trabajo de revisar las configuraciones de privacidad de las redes sociales para darse una idea de quienes pueden ver que información. Tener en cuenta que casi todas las encuestas y aplicaciones de las redes sociales están hechas para obtener información nuestra o de nuestros contactos, generalmente con fines comerciales o políticos.

8 - No confiarse de las amistades o contactos en las redes sociales.

Por el uso político de una cuenta, es común aceptar a usuarios que no conocemos o creer que la gente es quien dice ser, pero esto no siempre es así. Es una práctica común de quienes quieren ganarse confianza para obtener más información sobre nuestras crear perfiles falsos, que nos puedan resultar conocidos o que ya cuenten con muchos amigos en común para acceder a mayores niveles de permisos sobre nuestros perfiles o incluso para establecer una conversación con nosotros haciéndose pasar por personas conocidas para obtener información de todo tipo. Desconfiar siempre de quien puede ser la otra persona si no estamos seguros y limitar lo más posible pasar información personal o sensible por las redes sociales.

9 - Cuidado con las fotos y los videos.

Las fotos y los videos son uno de los principales contenidos que compartimos y uno de los principales blancos a ser usados en nuestra contra, por lo que es importante detenerse en ellas y pensar dos veces antes de compartir cualquier foto en las redes sociales. Como en lo demás, evitar subir todo tipo de foto que pueda ser utilizado en contra nuestra en un futuro. Si bien la prensa, la policía y las cámaras tienen imagen de casi todo, no es motivo de ninguna manera para que nos descuidemos en este aspecto y les ayudemos poniendo nosotros mismos fotos comprometedoras en nuestras redes sociales. Si hay alguna actividad como una marcha, corte, acto, etc intentar priorizar las fotos de los equipos de prensa que suelen tomar mayores recaudos. Está claro que sacar fotos puede cumplir un rol importante a la hora de denunciar y mostrar por ejemplo la represión. Pero es importante hacerlo con criterio, reducir al mínimo las fotos propias que saquemos, tener en cuenta que es lo que “sale detrás”, puede haber personas que no desean aparecer públicamente en dicha actividad así como cuestiones que los organizadores no quieran mostrar de la misma. Lo mismo en las fotos personales, con familiares y amigos donde a veces uno puede descuidarse y sacar información como direcciones o referencias personales que estamos haciendo publica a nuestros potenciales enemigos políticos. Además hay que tener en cuenta que las fotos suelen tener “metadatos”, información almacenada en la misma imagen capaz de identifica dispositivos y hasta ubicaciones en donde las mismas fueron tomadas.

10 - Cuidado con las contraseñas.

Nunca utilizar contraseñas triviales y fácilmente deducibles es lo primero que cualquiera intentará probar para “hackearnos” y tomar el control de cualquiera de nuestras cuentas en las redes sociales. Usar contraseñas más fuertes y seguras, no utilizar en todos lados la mismas contraseña y tener cuidado con las contraseñas que se guardan en los navegadores cualquiera que use la misma máquina puede verlas. Lo recomendable es activar la “autenticación en dos pasos”, la mayoría de las redes sociales tienen esta opción. Para más información ver "Cómo habilitar la autenticación en dos pasos"

Para estas recomendaciones nos basamos en criterios propios y en la nota llamada “Protegiéndose en las Redes Sociales (del sitio Autoprotección digital contra la vigilancia)”. Estos consejos están lejos de ser una lista acabada, no alcanza sólo con tenerlas en cuenta una vez, hay que dar la pelea por instalar prácticas permanentes y colectivas. Invitamos a los lectores y lectoras hacernos llegar sus opiniones y sugerencias. Está claro también que será necesario actualizar estos criterios de manera permanente, por los vertiginosos cambios en las tecnologías utilizadas así como en materia de seguridad informática también relacionada con la situación política.







Temas relacionados

Seguridad informática   /    Ciberseguridad   /    Redes sociales   /    Informática   /    Internet   /    Ciencia y Tecnología   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO